lunes, noviembre 10, 2008

Cuando las palabras no quieren salir

En lo profundo de mi ser, en la parte
más sensible de mi mente y corazón siento la
necesidad de buscar lo inevitable.
En los golpes del corazón se reconoce cuan
dependiente me he vuelto. Ya nada es como
antes, y deje de ser un todo.
Ahora necesito de lo inevitable.

En la presencia de tu ser encuentro lo que me
falta, eres como un recipiente que da forma a
las aguas que antes discurrían por todos lados
y que se deseaban estar juntas.

Abriendo los ojos y viendo el mundo sólo se ven
cosas que engañan, pero cuando se cierran ellos,
y la mente sueña, y el corazón siente, me doy
cuenta del verdadero valor de todo.

Los golpes de la vida te vuelvan más fuerte, se
dice. Pero en realidad sólo te vuelven más duro.
El corazón se protege, ya no se muestra como
antes. Se cubre de mantos que lo protegen, pero
sin darnos cuenta, esos mantos podrían ahogarlo,
dejándolo moribundo.

Alghedi

No hay comentarios.: