martes, noviembre 25, 2008

El Engaño de las Telecomunicaciones

Hace mucho tiempo era muy difícil poder comunicarse con un ser querido. Las cartas tardaban semanas, incluso meses en llegar a su destino. Era un mundo difícil, de espera, pues cuando la gente se apartaba por distintas razones, uno estaba largos periodos de tiempo sin saber nada de la otra persona. Yo nací en un mundo así, que no es muy lejano, pero era así. No existían los teléfonos móbiles, llamados celulares.
A los 9 años me pareció que mi Padre, viniendo en una de esas pocas veces de visita, trajo un Biper. Simplemente era una maquinita para mensajes de texto (sms). Eso ya era algo muy nuevo. Luego ya cuando yo tenía 16 años los más jóvenes estaban adquiriendo celulares. Eran generalmente con lo de más dinero, y además los más "desadaptados", pues nadie tiene la menor idea de el porqué de algo así, para que alguien necesitaría de algo así. Si quiero ver a un amigo, llamo a su casa, si no está, alguien ya le avisará. Por último voy yo mismo a su casa, hasta que salga.
Y en estos últimos cinco años el avance de la tecnología ha sido increíble. Cada persona tiene uno. Incluso es a veces muy graciosos que hasta la gente de limpieza tengo uno en pleno trabajo, y no lo digo porque son pobres, o de baja escala social, sino porque simplemente no me cuadra aún la idea de que el celular sea algo indispensable para la mayoría de personas. A mi me importaba un pito el celular, pero cuando me dí cuenta que todos tenían uno, la necesidad apareció en mí. Me dije: "en verdad necesito uno, como eh podido vivir así hasta ahora!?".
La trampa de necesitar algo, cuando en verdad no. Eso fue el comienzo de muchas cosas, que si bien no parecen obligadas, pareciera como si hubiera una fuerza extraña que hace circular estas cosas para volver a la gente más dependiente de cosas que no necesitan.
Entre otras cosas aparecieron páginas cómo Facebook, MySpace, Hi5, Tagged; aparte de ellas programas que comunican a las personas cómo por ejemplo Skype, ICQ, Live Mesenger, Yahoo Messenger. Sólo he mencionado una pequeñísima parte de todo lo que en verdad hay en este momento. Y así sucede a cada momento. Sólo basta pensar en cualquier idea o momento, cualquiera que sea... Exacto! ya existe una página dedicada absolutamente con "amor" y "fervor" a eso. Para todos los gustos!
Pero ahí no está el problema. La que es verdaderamente triste es lo siguiente: Las telecomunicaciones permiten hoy en día la comunicación entre dos personas de cualquier parte del mundo en un par de segundos.! Algo que es maravilloso! Pero por otra parte se perdió esas ganas sanas de comunicarse. A veces entro al programa Messenger, y encuentro una lista de 30 personas en línea, de las cuales conozco a 25 personalmente. Todos están en línea, en promedio dos horas diarias. Yo me pregunto si están esas dos horas diarias ciertamente delante del monitor, o quizás sólo dejan la máquina prendida en caso de que alguien quiera comunicarse con esa persna. La gente ya no se comunica como antes. Se están deshumanizando. Incluso poco a poco exiten más y más programas, o como se llamen, que imitan la comunicación. Así muchos creen que se comunican con algo, obviamente saben que no, pero la sensación está allí. Por ejemplo los videojuegos, allí aparentemente no hay comunicación, pero al estar en el papel de alguien, uno poco a poco se mete en ese papel, y todo lo que esa persona vive lo vive uno, y los mensajes que ese personaje recibe da la sensación que lo recibimos nosotros, que nos comunicamos, que no estamos solos! hermoso!..... Sólo basura es lo que es. el engaño más inteligente que existe, y diría más que es el engaño de uno mismo hacia uno mismo.
Existe un gran desarrolo tecnológico, pero ahora lo que se comunica ya no es tan valioso cómo lo que era antes. Los medios de comunicación ahora son excelentes, pero lo que pasa por ellos está perdiendo valor. La solución es simplemente despertar, saber lo que uno necesita, y nunca perder la sinceridad reconociendo siempre el verdadero valor de las cosas. No le demos poder a las cosas que nosotros los seres humanos hemos creado. Pues son sólo cosas.



No hay comentarios.: