sábado, julio 25, 2015

Dedícate a un Deporte

Hola Amigos,

a muchos de nosotros nos da flojera hacer deporte. Sinceramente, más que flojera! odiamos hacer deporte, odiamos movernos y sudar y sentir ese dolor muscular y luego sentirnos cansados. Regresar a casa, y tener que bañarnos. Horrible! es horrible hacer deporte!

Recordemos cuando eramos niños. Corríamos sin parar, nos ensuciabamos, sudábamos, nos estirabamos, nuestro cuerpo estaba en constante movimiento, y gozábamos cada minuto. Hacíamos deporte en ese momento? No. Para nada. Simplemente jugábamos. Ahí está amigos, la clave! el deporte nos da asco porque nos parece ser una obligación. Ya tenemos muchas obligaciones en esta vida. Tener que trabajar, pagar impuestos, levantarnos temprano, lavar la ropa, etc. El ser humano, todos nosotros, estamos cansados de obligaciones. La sociedad se ha dedicado, como si tuviera el alma de un tipo perverso que tiene como meta hacernos infelices, ha quitarnos todo aquello que amamos y nos da felicidad, placer y alegría. Es hora AHORA! EN ESTE MOMENTO! de hacer lo que nos gusta y de disfrutarlo. Cada día buscar unos minutos, luego serán medias horas, luego quizá horas, y con mucha trabajo será la vida, de encontrar ese tiempo para disfrutar y sentirse bien. No importa qué nombre le demos. El deporte, el juego, es encontrarnos con nuestro cuerpo, disfrutar de nuestra respiración, disfrutar de la tierra, de nuestro sistema biológico, de aprender a apreciar los alimentos. El deporte, cualquier actividad física, nos enseña muchas cosas. Encuentren algo que les guste, sea una actividad individual o una actividad grupal, busquen aquella acitividad física que les encante y los rete siempre a mejorar cada vez más, y les dé una sonrisa en el rostro, al comienzo, durante y al final, aunque muchas veces esté combinada con dolor, ya que el esfuerzo duele, pero la recompensa es mucho más gratificante.

Les hablaré de correr, trotar, caminar, una de las actividades físicas que más me gusta:

  1. Es recuperar esa libertad que tiene cada ser vivo! Sin necesidad de bicicleta, o de auto, o de tren. El movimiento está en mis manos, en mi mente, en mis piernas. Yo decido en qué dirección me muevo, a qué velocidad y cuántos kilómetros quiero recorrer. Yo decido a qué hora, sea en la madrugada, en la tarde o en la noche. Soy yo, buscando mi libertad! encontrando mi libertad.
  2. Es sentir la respiración, sentir las pulsaciones del corazón, sentir el cuerpo vivo, luchando por conseguir oxígeno suficiente para seguir hacia adelante. Es relajar los ojos viendo diferentes edificios, parques, personas, entrenar los músculos, es volverse más fuerte. Es conectarse con uno mismo, con el cuerpo biológico que todos poseemos y debemos respetar como si fuera un templo.
  3. Es descubrir. Decidímos en cada momento que dirección tomar, nuevos caminos, conocer nuevos lugares, nuevas calles, nuevos bares. Ver rostros que están ocupados, tristes, felices, alegres. Personas que van a trabajar, que están de vacaciones. Gente joven sentada en un parque disfrutando de unos tragos. Ver el tráfico de las calles, sentir el viento, sentir la temperatura. Escuchar lo que las personas dicen. Conocer más tu barrio, tu ciudad. 
  4. Es redescubrirse. Después de cada sesión de correr el cuerpo empieza a regenerarse. El corazón se tranquiliza, hay oxígeno más que suficiente para nuestro cuerpo, nuestra temperatura corporal va disminuyendo, nos sentimos fuertes. Tenemos sed, reconocemos el valor de cada alimento. Cada cosa sabe diferente. Nuestro cuerpo sabio nos enseña qué es saludable y qué no. La ducha es un rito, nos limpia, nos da paz y tranquilidad. Al día siguiente tenemos esos dolores musculares que no molestan para nada, sino nos sacan sonrisas. 
Cualquier actividad física es apreciar la vida. Si hicieramos más deporte, si jugáramos más disfrutaríamos más de la vida, cuidaríamos de nuestra salud, de nuestro bienestar y el de los demás. Respetaríamos las HABILIDADES DE LOS ANIMALES. Hacer deporte nos hace más humanos porque respetamos el vuelo de las aves, la velocidad de los perros, al fuerza de los caballos, el talento de los delfines al nadar. Cada ser vivo sería respetado por la increíble capacidad que tiene. Respetaríamos a Lucía por su gracia al correr, a Jorge por su velocidad, a Luis por su acelaración, a Maria por su resistencia, a Felipe por su talento para nadar, a Rodrigo por su talento en las artes marciales, a Marisa por sus acrobacias. 

Amigos, les deseo mucha diversión en sus actividades físicas.

Alghedi

Foto de pixbay.com

No hay comentarios.: