sábado, agosto 08, 2015

Leer VS Vivir o la diferencia entre lo mental y real

Hola Amigos,

hace varios meses estoy pensando sobre algo muy específico que no me deja tranquilo. Mi madre, desde que yo era muy pequeño, me recomendó muchísimo leer. Me dijo que la lectura es primordial para todo ser humano. Sus palabras tuvieron mucho efecto en mí y como resultado soy un ávido lector . Me encanta la lectura y me encanta vivir por medio de las lecturas cosas nuevas. El punto que me ha preocupado ha sido, a pesar de todos los libros que he leído, el efecto de aprendizaje de leer tanto en mí.
He leído tantos libros que en muchos de ellos dan enseñanzas sobre diferentes aspectos de la vida: sentimental, amoroso, económico, emocional, familiar, académico, empresarial, científico, profesional, nutricional, medio ambiental, etc. La parte que llamó mucho mi atención fue haber leído y re-leído oraciones que tienen que ver mucho con el desarrollo personal y que yo me las sabía de memoria. El gran problema fue darme cuenta de que muchas de esas frases o lecturas las había leído ya con 10 años, una gran parte de la Biblia, el libro más completo de todos a mí parecer. Ya han pasado más de 15 años y me he dado cuenta que personalmente no me he desarrollado tanto, a pesar de haber sido conciente de frases y lecturas poderosas desde que era un niño. Es cierto que las tenía siempre presente y de cierto modo han moldeado mi vida, pero el impacto no fue grande. En una escala de 0 al 100 %, diría que tuvieron un impacto de 20%, porque no han cambiado mucho mi vida. Las sé de memoria, puedo hablar de ello, las entiendo, pero no las aplico. Cuál es y dónde está el problema?
He pensado mucho sobre este punto y he llegado a la conclusión de que el efecto no fue tan fuerte por la simple razón de no haberse aplicado. La mejor forma de aprender es aplicar lo leído o escuchado. Quizá sea la mejor única forma de aprender, pues cuando aprendemos algo, estamos viviendo lo aprendido, sea en nuestra mente, o mediante nuestro cuerpo. El mayor efecto ocurrirá cuando mente, cuerpo y sentimientos se encuentren involucrados en el proceso de aprendimiento. Leer puede tener cierto impacto, pero leer, aplicar, vivir, sentir lo leído en carne propia, vivir las emociones que despertó la lectura, hablar con los demás sobre lo leído y escribir uno mismo una opinión sobre ello; todo esto tendrá un mayor impacto en nuestro aprendizaje y por lo tanto cambiará nuestra vida realmente.
No me creen? El resultado es muy simple. Todos sabemos sobre el amor, el cuidado de la naturaleza, la lectura, la educación, el peligro de las drogas, la importancia del ejercicio, etc, etc. La mayoría de personas en el mundo pasan mínimo once años en el colegio más mínimo 5 años en la universidad. Son 16 años de educación, más la recibida por nuestros padres o la educación que nos damos nosotros mismos. 16 años!!! eso debería dar un gran impacto en nuestras vidas y el mundo debería estar en buenas manos, en manos de gente educada que sabe sobre el mundo. Lamentablemente este no es el caso ya que ni 1000 años de educación tendrán sentido si no se aplica lo aprendido, si no se vive lo aprendido.
Podría hablar de esto mucho más, pero esta vida está para disfrutarla, y el aprendizaje debería ser placentero también, y nos llevará a ser más fuertes, más sabios, para poder disfrutar aún más la vida. Si de verdad queremos aprender algo, que nuestra mente, cuerpo y corazón estén presentes en todo momento, tratando de captar la mayor cantidad de información posible, escuchando las historias de los demás, la historia de lo aprendido, de quiénes lo descubrieron, e imaginar cómo puedo contribuir lo aprendido a nuestras vidas y a la vida de los demás.

P.S.: existe gente sabia que tiene la capacidad de aprender simplemente por medio de lecturas. Esto es posible porque tienen todos sus sentidos atentos a lo que están leyendo. Pueden vivir lo que están leyendo y aplicarlo inmediatamente. Creo intensamente que esto es posible para todo ser humano, pero necesita de práctica. Para los que somos normales, necesitamos desarrollar nuestros sentidos, mente, emociones, y justamente para esto tenemos que conectar todo nuestro ser a ser una gran unidad. Necesitamos de la mente, pero también de la realidad. La mente crea la realidad y la realidad fortalece los pensamientos de la mente. Por lo tanto tenemos dos lados por los que empezar. Cuando los dos estén de acuerdo, estaremos aprendiendo realmente.

Alghedi

No hay comentarios.: