domingo, julio 31, 2016

Centralizar VS Descentralizar : Lo que podemos aprender de Alemania



Lo que se sabe de Alemania en otros países es por lo general muy poco. Mucha de esta información es cierta, otra está un poco modificada, siendo exagerada o escribiéndola como parte principal de la cultura alemana, a pesar de que sea sólo una carecterística de una región o ciudad. Recuerdo mucho que cuando vivía en Lima, aún de niño y algunos años antes de que viajara a Alemania por estudios, sólo sabía que Alemania había estado en las dos guerras mundiales, y las dos veces como autor principal, como "el malo de la película". Ya esa información era suficientemente grande como para uno hacerse la idea de que ese país debe ser ya muy bélico y la gente del país también muy mala. A pesar de esto también tendría que ser una nación fuerte, ya que para participar en guerras mundiales se necesitan más que ganas, se necesita una buena economía, ciencia, fuerza militar y organización y planeamiento militar de gran nivel. Luego fui recibiendo información de que Alemania es el país de las cervezas, mujeres rubias y hermosas, país de los autos, y hace algunos años país del fútbol. Pero viviendo aquí me di cuenta de que Alemania tiene mucho más que ofrecer que cerveza, mujeres hermosas y autos. Alemania es un país que está dividida en muchas regiones, cada una de ellas con una cultura diferente, incluso un idioma alemán con un acento tan diferente que es imposible para alguien de otra región comprender. Cada región de Alemania ofrece una cultura muy interesante, con museos, teatros, universidades, institutos, empresas que hacen cada ciudad o región atractiva a su manera. Aunque (o quizá por esa razón) Alemania tiene una superficia de 357 168 km² (81 millones de habitantes), lo que es poco comparando con la superficie de Perú de 1 285 216 km² (con tan sólo 31 millones de habitantes), cada región es fuerte económicamente y tiene una cultura única.

A gran diferencia de Perú, en Alemania (lo misma pasa en Francia) cada región tiene su propia cultura, su propio movimiento, un orgullo propio que hace que la región especial, los habitantes de aquellas regiones orgullosos de vivir ahí, donde pueden gozar de todo lo que necesitan sin tener que ir a otras regiones. En Perú todo está centralizado en Lima, y todos sueñan ir a Lima ya que allí se encuentra todo. Eso es para mí un problema, ya que no estamos quitándole importancia al 98.2 % del Perú. Lima representa en superficie sólo el 0.2 % de Perú por lo tanto es necesario apoyar a cada región a salir adelante, a desviar el pensamiento de los peruanos de Lima, hacer crecer las otras ciudades, dónde los habitantes se sientan orgullosos de vivir ahí sin nada que envidiarle a la capital. Aquí tenemos algo muy grande que aprender de algunos países europeos. Alemania es un país con un muy buen sistema porque cada miembro de ese cuerpo está bien tratado y en buena salud. Por lo tanto cada miembro (región) puede aportar al país dinero, gente educada y saludable, productos diferentes, atracciones turísticas, etc. 

Quiero aclarar que Alemania como cada país en este mundo tiene una capital. Si bien Berlin es la capital de Alemania, no es el destino de cada alemán. Hay otras regiones que son increíblemente hermosas, con mucho mejor economía, más naturaleza, más vida social, mejor calidad de vida, etc. La capital es y debería ser simplemente la ciudad central donde los representantes de cada región se reunen para hablar en general de todos los problemas y de cómo resolver esos problemas en grupo, en conjunto ganando todos de aquella solución sin que nadie termine afectado. Y eso es exactamente Berlín. Cada capital de cada país tiene su atracción, pero es porque ahí es el movimiento más grande tanto político y probablemente cultura. Eso no significa que las demás ciudades sean menores, más aburridas o más pobres que la capital. Esta forma de sistema, donde cada parte del cuerpo es apreciada, y "entrenada", es ideal y necesaria para un desarrollo potente.

El centralizamiento en Perú es algo obvio y un problema muy grave desde hace muchos años. Lima es una ciudad desordenada, sucia, con muchos problemas de delincuencia, y la situación no mejora porque sigue siendo el centro de atención para cada peruano. Sabemos que allí se encuentra la mejor educación, las mejores oportunidades de trabajo, etc. Si empezamos a estar orgullosos de nuestras ciudades, de nuestra cultura y de nuestras raíces, no hay necesidad de ir al centro de los rumores. Podemos crear grandes cosas donde estemos, y cada uno tiene un gran tarea que aportar, no sólo a su familia, país, sino a este mundo. Decidir a buscar nuevos lugares no es nada reprochable. Lo lamentable es que existan personas que tengan que dejar la tierra que tanto aman para ir a otro lugar por necesidad.

Atrévanse.

Alghedi.

No hay comentarios.: