lunes, junio 19, 2017

Qué tiene que ver la programación con los Alemanes y Peruanos?

Artículo también puede ser leído en www.soloatrevete.com/blog


Lenguajes de programación

Programar es algo muy complicado para muchos, para otros es algo simple y divertido. Yo me encuentro, creo yo, en el medio. Programar es algo divertido y a la vez difícil. Y justo aquí encuentro el gusto, en buscar soluciones creativas a cierto problema. Mientras más "vocabulario" y "comandos" uno domine, más posibilidades se tendrá de conseguir la respuesta correcta, o de construir la solución más rápido. Existen diferentes tipos de lenguaje de programación. Si los dividimos por su dificultad, tenemos los lenguajes de programación de nivel bajo y los de nivel alto. Al contrario de lo que se pudiera pensar, los lenguajes de programación de nivel bajo son más complicados que los de nivel alto. Imagínate que con el lenguaje de nivel bajo estás en el nivel básico, en lo profundo del sistema. Aquí casi nada se entiende. En los lenguajes de programación de nivel alto la estructura es más fácil, ya que este ha sido diseñado de tal forma, que el programador tiene herramientas para realizar tareas más fáciles, así como también los comandos están en inglés, lo que hace el uso de este lenguaje de programación más intuitivo. Un lenguaje de programación de nivel bajo es PASCAL o C++. Lenguajes de programación de nivel alto son por ejemplo Python, MATLAB, Perl, etc. Si bien cada lenguaje de programación se diferencia del otro, detrás de todos hay una lógica. Programar es muy lógico, y hay que respetar siempre las reglas. El error nunca proviene del programa, sino de programador. Un experto programador puede aprender otro lenguaje de programación en un par de meses, ya que sólo tiene que aprender el vocabulario. La lógica para programar ya la tiene, y por lo tanto sabe como buscar las soluciones. Ahora me preguntas, y qué tiene que ver todo esto con los alemanes y peruanos? Aquí voy ...

La programación y la mente

Al igual que el código de un programa está escrito o grabado de forma física en alguna parte de la computadora para repetir ordenes y reaccionar a diferentes condiciones, de la misma manera (o muy similar) está programada la mente humana. Aunque no te guste compararte con una máquina, la forma de funcionar de la mente humana tiene más parecido con un programa de computación de lo que te imaginas. Lo irónico de esto es que el programa en nuestra mente es tan fuerte y escondido que pocas veces nos damos cuenta que estamos siendo guiados por este programa. Sobre la programación de la mente humana hay muchísima información. Existen una infinidad de artículos, libros, vídeos y documentales. Por mencionar palabras como la hipnosis, programación neurolingüística, meditación, repetir mantras, experiencias traumáticas, rezar, cantar, danzar, operaciones cerebrales para cambiar el funcionamiento del cerebro, la lectura de libros, las obsesiones, enfermedades psicológicas, tick nerviosos, la personalidad, el carácter, el tipo de alimentación de cada persona, el vocabulario específico que cada persona utiliza, etc. Todos estos temas mencionados tienen que ver directa o indirectamente con la programación de la mente humana. Pero ya que el tema es muy basto y no puedo decir que soy un experto en esto, prefiero pasar al tema principal de este post después de haberte dado una introducción general.

La mente peruana y alemana

No hablo más de la programación de la mente humana por el momento, porque no soy un experto. Pero sí hablo ahora sobre la mente peruana y alemana, no sólo porque me gusta el tema, sino que por experiencia tengo conocimientos sobre el tema que me gustaría compartir contigo. Siendo peruano, y viviendo ya 12 años en Alemania, veo las diferencias culturales de estos dos países. Espero que estés de acuerdo conmigo, con que la cultura está dada por muchos factores, uno de los principales es la forma de pensar de cada persona en aquella cultura. Y obviamente la forma de pensar de cada habitante es moldeada y está siendo moldeado por la cultura del lugar donde creció. Si tú eres alemán, peruano, o tienes otra nacionalidad, no importa, ya que el tema es muy general y la información que voy a compartir será cierta para cualquier país.
Los alemanes y los peruanos, aunque todos pertenecen a la misma especia, el Homo Sapiens, aunque se diferencien físicamente, y vivan en diferentes continentes y hablen diferentes idiomas, al final viven bajo las mismas leyes de la naturaleza. Los alemanes y los peruanos cocinan con agua. Las dos culturas necesitan comer, necesitan ir al baño y también necesitan del oxígeno. Pero bueno, basta de comparaciones quizá tontas, pero importantes. Peruanos y alemanes vivimos bajo las mismas leyes de la naturaleza, pero entonces porque son nuestras culturas tan diferentes? Aquí te explico las pequeñas, pero decisivas diferencias que hacen que las culturas al final se diferencien tanto. Y para no perderme del todo, hablando en forma de programación.

Importante: los siguientes ejemplo son generales. Existen en cada país, en cada lugar, todas la variedades combinadas. Sin embargo, algunas personas me darán la razón al hablar en general de las dos culturas. Si no estás de acuerdo, o tienes algún comentario, escribe uno más abajo. Puedes escribirme un correo a alghedi87@gmail.com y te responderé lo más pronto posible.
  1. Tener todo en su lugar. Los alemanes están educados desde pequeños a tener todo en su lugar. Desde niños aprenden que cada objeto tiene un lugar al que debe regresar, y que el orden es muy necesario. La mente de los alemanes es así, el orden es muy importante. Y ellos no pueden comprender cuando van a otros lugares y encuentran desorden. No lo pueden comprender porque su mente está programada a nivel básico para ser ordenados. Así es su universo, y no conciben que exista otra realidad.  Frase alemana: "Ordnung ist das halbe Leben" (el orden es la mitad de la vida).
  2. Ser flexible y disfrutar del momento. Los peruanos, o podemos decir los latinos, o podemos decir los no-alemanes, somos flexibles, y podemos andar tranquilos sin tener un plan. De alguna manera debido a la crianza que tuvimos nos guiamos por nuestra intuición y sentimientos. Somos emocionales y ya que no estamos pensando mucho en lo que tenemos que hacer este año, el próximo año, o en los próximos 10 años, podemos estar presentes. Si bien desde pequeños aprendemos a llegar puntuales, a obedecer a las autoridades, sea al profesor o director o a los mayores, también aprendemos que las amistades y las personas de nuestro entorno, la música y todo lo que despierta nuestras emociones nos pueden quitar algo de tiempo, y no tenemos ningún remordimiento por ello. Puede que la última frase suene rara, pero no es algo común en los alemanes. Ellos no dejan que sus emociones dominen y cambien sus planes. Quizá por que aquello esté visto como una forma de debilidad. Nosotros nos dejamos llevar por las emociones, mientras que los alemanes pueden bloquear o dominar sus emociones para que no intercedan con lo que quieren lograr.
  3. Prestar atención a los detalles y pensar en las consecuencias. Los alemanes aprenden desde pequeños también que los detalles son muy importantes y que no hay que dejarlos desapercibidos. Esta es una programación fuerte de sus mentes. Para cualquier tipo de acción se discute mucho y las personas con conocimientos en el campo tienen que juntar toda la información posible para al final llegar con la mejor solución. La solución más económica, más efectiva y más duradera. Los tres factores se influyen entre sí. En otros países es la historia muy diferente. Y no es por falta de capacidad que en otros lados no exista esto de prestar atención a los detalles, pero es que no hemos sido educados, criados, para prestar atención a los detalles. Si alguien hace una instalación eléctrica en tu casa, quizá no te preguntes cómo es hecha, cuánto dure, etc. Lo importante será que funcione. Un alemán querrá saber como funciona, cuánto tiempo durara, de que marca y que tipo son los cables, y a quién llamar en caso de que se malogre. No es coincidencia que Alemania sea uno de los productores mundiales de productos de calidad. En estos productos, como en todos los productos, los detalles son muy importantes. Esta capacidad o costumbre de prestarle atención a los detalles tiene que ver también con su capacidad de ignorar sus sentimientos o emociones. Ya que de esa forma pueden trabajar y seguir a pesar de los problemas sentimentales por los cuales están pasando.
  4. Bailar. Este también es un tipo de programación básica. En Perú se baila desde temprana edad. El huayno, salsa, cumbia, saya, merengue y otro bailes son cosas del día a día. Cada niño se ve confrontado a cierta edad, unos más temprano o tarde que otros, a vencer la vergüenza y bailar. Hasta que se hace algo natural, y para el cuerpo se vuelve también algo natural. (Aquí si no puedo decir si la genética tiene un papel relevante para el baile. Yo pienso que la genética sí tiene cierta influencia). Los alemanes no bailan nunca, raras veces en fiestas de cumpleaños. Y a veces la música para bailar es música electrónica o con sonidos monótonos donde los pasos de baile son también repetitivos y poco difíciles. Ya que no aprendieron a bailar desde pequeños, sus cuerpos aprenden difícilmente los movimientos y adquieren la ligereza de alguien que baila desde pequeño (hay excepciones! he conocido alemanes que después de arduo trabajo han llegado a ser buenos bailarines después de uno o dos años).
  5. Respeto por la propiedad ajena. Después de vivir años en Alemania me he acostumbrado sobre todo a esto: el respeto por la propiedad ajena. Casi no hay robos, nadie maltrata tus cosas ni por envidia ni por maldad, nadie destruye los parques, caza los conejitos, patos o cisnes que están en los lagos o ríos. Es también una parte importante de la educación alemana, la cual admiro mucho y es una de las claves para el bienestar económico y social que tienen. Es algo simple que todos deberíamos aprender. En Alemania es esta cualidad parte de la educación de casa. En otros lugares parte de la educación religiosa. Al final las ventajas siempre están ahí. No hay necesidad de destruir cosas que no nos pertenecen ya que al final no nos hace ni bien a nosotros ni a los demás. Tenemos que ver nuestra sociedad (mundial) cómo una comunidad enorme donde debemos buscar el bienestar de todos. Este tipo de moral es muy importante en Alemania sobre todo para el trabajo. Sólo de esa forma no se obstruye el trabajo del prójimo. Si uno observa algo que podría afectar al prójimo, o que podría ser interesante para el prójimo, entonces se habla, se comunica. Esa moral de trabajo es una de las claves del progreso económico alemán.
  6. Familia. En Perú las familias son muy unidas. La unión está ahí desde que uno nace hasta el día en que uno deja este mundo. Es una unión interdependiente en la que se aprende mucho, hay mucho apoyo y también sacrificios. Es algo programado en nosotros, en nuestra forma de vivir que es muy importante. En Alemania la crianza es diferente. Tienen otra forma de ver las cosas algo más independientes. Si bien en la familia hay contacto, a veces no es tan esencial y continuo como en las familias de Perú. Las personas son más independientes y a la vez también algo más aisladas, ya que desde pequeños no reciben esa atención de los padres. Los alemanes están felices con saber que les va bien a sus hijos y contentos con verlos un par de veces al año. Algo que sería poco común en otros países.
  7. Alegrarse y mostrar alegría. En este punto estamos los peruanos re-contra programados. Aprendemos a reírnos, a burlarnos de otros y de nosotros mismo, a matarnos de risas desde niños. Y no tenemos miedo a mostrarlo. Es una alegría muy valiosa que lamentablemente no se ve tanto en Alemania. Aquí viene la tendencia de los alemanes a planear y tener todo en orden. Esta tendencia impide que sientan alegría o que puedan disfrutarla, ya que están constantemente pensando en otras cosas.
  8. Ser críticos. Criticar todo. Este punto va hacia los alemanes. Y es una de las cosas a las que, aunque ya viviendo muchos años, a las que no puedo acostumbrarme. Criticar todo lo que pase frente a uno. El alemán tiene ese programa mental, podemos llamarlo sin temor virus nocivo, con el cual critica todo lo que ve. Cualquier persona de no Alemania ve al principio a Alemania como un paraíso. Pero una vez viviendo aquí te das cuenta que no es el paraíso. La gente no disfruta mucho de su paraíso, y encuentran defectos en todo. Aquí vale mencionar que el criticismo tiene que ver mucho con ser detallista, y que a pesar de que traiga mal humor, lleva a los alemanes a mejorar constantemente sus procesos, calles, reglas, etc.
Qué podemos resumir de estos puntos? La cultura alemana está avanzada porque las personas son ordenadas, respetuosas, puntuales, y detallistas. Mejoran y optimizan constantemente todo que pueden. Si los peruanos como sociedad aprendemos estos detalles, sin perder nuestra alegría, espontaneidad, amabilidad e intuición, llevaremos a nuestra sociedad muy adelante. Piensa sobre esto y si quieres escríbeme un correo o déjame un comentario aquí abajo.

Nunca podremos ser en todo los aspectos perfectos. Tampoco lo necesitamos para tener una vida satisfactoria e incluso con muchos éxitos. Pera para una sociedad desarrollada basta con seguir un par de reglas: orden, puntualidad y respeto.

Alghedi

No hay comentarios.: